Los dos candidatos a sustituir a Johnson se esfuerzan en dar una imagen de unidad ‘tory’

Posted on

La música pop sonaba atronadora el jueves por la noche en el Wembley Arena de Londres, sede del duodécimo y último debate por el liderazgo del Partido Conservador británico, mientras centenares de personas sostenían pancartas y gritaban consignas a favor de su candidato favorito. En una puesta en escena muy semejante a las que se ven en los Estados Unidos, Liz Truss y Rishi Sunak se vieron las caras por última vez en el evento con el que se puso punto final a la campaña en la que han estado sumidos desde que el aún primer ministro Boris Johnson anunciara que se iba, el pasado 7 de julio, tras sobrevivir a varios escándalos durante los tres años que ha ejercido como primer ministro.

A las afueras del recinto algunos grupos de manifestantes también agitaban sus consignas, desde los europeístas que siguen lamentándose por la consumación del Brexit, hasta quienes se oponen a la política migratoria de enviar a Ruanda a quienes crucen el canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones. También se encontraban allí quienes están en contra de la subida de los precios de la energía, una crisis que podría provocar un otoño y un invierno dramáticos para los bolsillos de muchas familias, no sólo en el Reino Unido, sino en toda Europa.

Estrellas del rock

Pero Truss y Sunak, en el interior del recinto, más que dos políticos luchando por hacerse con el liderazgo de la formación de la que forman parte y, por consiguiente, suceder a Johnson, parecían dos estrellas de rock. El exministro de Finanzas, sobre todo, se dio un baño de masas gracias a sus numerosos y entusiastas seguidores, un hecho del que fue testigo en primera fila Nick Ferrari, de la cadena LBC, anfitrión de una noche en la que el joven de origen indio y la ministra de Exteriores no solo expusieron, una vez más, sus puntos de vista en un último intento por convencer a los votantes tories, cuyos cerca de 200.000 miembros están llamados a votar antes de este viernes a las cinco de la tarde, sino que intentaron transmitir que el partido está unido. Un esfuerzo de última hora tras una campaña en la que han demostrado que entre los conservadores hay una brecha que, por el bien de la formación, deben subsanar si quieren continuar en el poder.

Truss se mostró orgullosa de que el Reino Unido haya sido el primer país en enviar armas a Ucrania después de que Rusia invadiera la nación en febrero, y habló primero ante el público sobre sus compromisos económicos, que incluyen la promesa de no subir los impuestos. Además, aprovechó para criticar duramente la labor del alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan, y urgió a las bases a trabajar para que en las elecciones generales del 2024 la capital británica vuelva a ser «conservadora». «Creo que una mujer es una mujer», dijo también, abogando por los espacios separados por sexos, una declaración cuando menos polémica en un país en el que, por ejemplo, se ha amenazado de muerte a la escritora de Harry Potter, J.K. Rowling, por su posición respecto a la transexualidad.

«Van a elegir o a una primera ministra mujer o al primer ministro británico no blanco», declaró en su último discurso Sunak, que se mostró como un hombre de familia, que quiere un país «seguro» para que crezcan sus dos hijas y que no escatimó elogios y lisonjas para su oponente. Y en lo que muchos entendieron como un mensaje contrario a la política de Johnson, se comprometió a liderar un gobierno basado en «la integridad».

Y aunque las encuestas siguen dando a Truss como favorita para hacerse con los cargos de líder ‘tory’ y de primera ministra, no se descarta que Sunak dé una sorpresa de última hora. Durante este fin de semana se contarán los votos y el lunes a mediodía hora de Londres se anunciará a la persona ganadora de la contienda, que el martes entrará por la puerta de Downing Street tras visitar a la reina Isabel II en el Castillo de Balmoral, donde ha pasado el verano y que no se desplazará a la capital debido a los problemas de movilidad que sufre a sus 96 años.

Último discurso

Mientras tanto, Boris Johnson apura las últimas horas en el cargo que asumió en julio de 2019 y que las urnas refrendaron con una mayoría absoluta para su partido en diciembre de ese mismo año. Este jueves, pronunció un discurso en la planta de energía Sizewell B en Suffolk en la última parada de su gira de despedida por el Reino Unido.

El todavía ‘premier’ prometió una «expansión masiva» de la energía nuclear para mejorar la seguridad energética del Reino Unido y dijo que hay ya 700 millones de libras esterlinas (unos 808 millones de euros) listos para ser destinados al proyecto de construcción de la central nuclear de Sizewell C, en la misma localidad. Para Johnson, que elogió los planes para construir ocho reactores nucleares a un ritmo equivalente a uno por año en lugar de uno por década, los Gobiernos anteriores fueron «miopes» y «cortoplacistas» con respecto a este tema.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Instagram Verified badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services